Travertino Blanco Poro Abierto

Se caracteriza por tener un tono  o marfil con poros abiertos visibles en su superficie, lo que le confiere una apariencia única y rústica.

Una de las características más notables del travertino blanco poro abierto es su textura porosa, que se crea durante el proceso de formación natural de la piedra. Estos poros abiertos pueden variar en tamaño y densidad, creando un patrón irregular y orgánico en la superficie del travertino.

Uso recomendado para interior y exterior.